Las mejores frases del libro de Luis Martin Cabiedes y tres reflexiones

He compartido varios consejos de administración con Luis, siendo co-inversor en algunos y en alguna ocasión  siendo yo el emprendedor, y la verdad es que es de aquellos inversores que apetece que esté en tu consejo porque te hace pensar, no te dice lo que tienes que hacer pero sí te hace reflexionar.

Casi todos los libros que me leo de business los resumo y en el NOTAS me pego los resumenes para volver a leerlos. Os dejo el resumen q tengo del libro de Luis ¿Tienes una Startup?  Al final del post he dejado otras frases de Luis que no están en el libro pero ha dejado en varios consejos y me vienen a la cabeza constantemente:

La inversión está sometida a una incertidumbre irreductible. En los negocios de internet no tenemos ni idea de lo que puede pasar.

Como dijo Warren Buffett: «No tenemos que ser más inteligentes que el resto. Tenemos que ser más disciplinados que el resto».

Muchos creen que tener libertad es no tener jefe, pero yo creo que también lo es no tener empleados.

La gente cree que a los inversores nos gusta el riesgo, pero a mí lo que me gusta es navegar. Y en el mar, cuando ves que se acerca una tormenta, los pesimistas creen que irá a peor; los optimistas, que mejorará por sí sola, pero los marineros sensatos preferimos ajustar las velas.

«¡Amigo emprendedor, déjate de emprender y dedícate a montar una empresa!».

«Cuando soplan vientos de cambio, unos buscan refugios y se ponen a salvo y otros construyen molinos y se hacen ricos.» C LAUS M ÖLLER (1944), experto en management y control de calidad danés.

Los inversores, como se sabe, charlamos con suficiencia de casi todo, pero a la hora de la verdad la única opinión que se nos ha de tener en cuenta es la que expresamos con la cartera. Todo lo que no digamos con euros invertidos es irrelevante.

Internacionalizarse es simplemente vender fuera lo que ya se vende dentro.

Mucha incubadora para tan pocos huevos. Sobran incubadoras, y faltan huevos. Demasiada gente montando shows y demasiada poca montando negocios.

Si se fundara hoy una empresa como Trovit, alguien vería en ella la oportunidad de retornar millones de euros muy pronto y, al buscar el retorno fácil y rápido, terminaría causando la ruina del modelo.

«Cuando quieras emprender algo, habrá un montón de gente que te dirá que no lo hagas. Cuando vean que no te pueden detener, te dirán cómo lo tienes que hacer. Cuando finalmente lo logres, dirán que siempre han creído en ti.» D ANTE GEBEL (1970), pastor cristiano evangélico argentino.

Zig Ziglar: «Lo único peor que formar a la gente y que luego se te vaya, es no haberla formado y que se te quede».

La única diferencia sustantiva entre un emprendedor y un empresario es muy simple: un emprendedor es un empresario que lleva puesta la «L»; un empresario en rodaje, que aún está aprendiendo.

Desconfía de los que te dicen que pueden saber si algo innovador va a funcionar o no. No lo sabe nadie.

Una de las cosas más curiosas que tiene internet es que debes estar preparado para tragarte tus propias palabras. En este negocio es una dieta muy común, que entraña además una saludable cura de humildad.

«En cualquier garaje de ahí fuera hay un emprendedor fundiendo una bala con el nombre de tu empresa.» [Gary Hamel]

Una idea es un buen principio, pero nada más.

«Un business plan de 48 páginas vale 48,5 veces el precio del papel en que está escrito». Eso es más o menos lo que vale sumando folios, tinta y el resto de las cosas.

General Eisenhower: «En las batallas te das cuenta de que los planes son inservibles, pero que hacer planes es indispensable».

El mundo digital es un entorno enormemente incierto en el que es casi obligado experimentar. Muchas veces es más sencillo y eficaz averiguar lo que va a pasar que intentar predecirlo

En internet, lo difícil, y en lo que suelen fallar la mayoría de los proyectos, es conseguir adquirir clientes a un coste razonable.

Lo ideal para un emprendedor es no ver a un inversor en su vida. Si le es posible, toda startup debería optar por conseguir la financiación inicial de sus clientes y no de inversores.

Hay que esperar a que todo esté perfecto o casi— , todo bien cocinado y bien presentado, para buscar posibles inversores.

Los que van por ahí diciendo que son business angels y realmente no ponen dinero y lo único que prometen es sacárselo juntos a un tercero.

Lo normal es que el inversor intente retrasar las cosas todo lo posible porque el tiempo siempre corre a su favor.

 

¿Cómo presentar tu negocio a un inversor?

  • Lo primero es explicar básicamente el negocio para que los inversores puedan enterarse enseguida de si es del tipo que ellos buscan.
  • Nunca hay que olvidar que el único objetivo de una de estas presentaciones es conseguir que el inversor te convoque a una entrevista personal. Para eso basta con decir sencillamente de qué se trata y quién eres.
  • Olvidémonos también por ahora del Excel, que es una máquina de mentir y cuyo mecanismo conocemos bien todos: sale cualquier cosa que se quiera que salga.
  • Si un negocio no se puede contar en la famosa y proverbial servilleta, entonces, quizás, es que no merece la pena contarlo

He de confesar que antes de la primera reunión nunca me leo el business plan

Todo es mucho más sencillo: claridad, sencillez, concisión, mensajes directos y toda la naturalidad que os sea posible.

Finalizada esta primera cita, con todos los datos en la cabeza, me suelo tomar una semana de reflexión, siete días para pensar, lo que en este caso quiere decir dos cosas fundamentales. La primera, que me pongo la idea en la parte de atrás de la cabeza y dejo que madure sola: en reposo, las ideas buenas ganan peso y las malas, lo pierden, pues la memoria es un proceso de criba brutal. Pero durante esa semana de reflexión pasa otra cosa también muy importante: me libero del hechizo del emprendedor y valoro todo lo que me contó y lo que no me contó. Todo lo que acertó y todo lo que falló en sus argumentaciones.

Otro de los grandes errores genéricos que suelen cometer los emprendedores es no entender bien los temas de la competencia y la ventaja competitiva.

«Los inversores tienen que hacerse dos preguntas: ¿cuánto podemos multiplicar nuestras inversiones? y ¿podemos darnos el lujo de nuestros errores?» M OHAMED E L E RIAN (1958),

En la planificación del negocio de invertir, lo primero que se tiene que hacer es diversificar. Si aquellos que llevamos en esto muchos años y nos sale medio bien nos equivocamos en un 80 por ciento de los casos, es normal que a muchos inversores privados les salga mal porque lo han intentado con una sola inversión. 

Para un inversor no es bueno ser o creer ser visionario, porque no se invierte para el futuro, sino en el presente.

En el mundo de los negocios y la innovación, como en todo, las cosas van sucediéndose de una forma natural, a pequeños pasos lógicos, inevitables, sin grandes saltos.

En el terreno de los negocios el éxito suele recaer en el que lo hace mejor, no en el que lo hace primero. 

Estrategia de inversión

Para invertir aplico una metodología muy rigurosa y suficientemente contrastada basada en los llamados «Seis criterios de evaluación de startups» de Rob Johnson, un experto profesor de mi escuela, el IESE, que basa sus teorías en su triple condición consecutiva de emprendedor, inversor y profesor.

Lo primero a determinar de un proyecto es si es o no viable.

El segundo criterio evaluador es que tenga una ventaja competitiva, porque va a ser completamente determinante. Guy Kawasaki: «Al final, o eres diferente… o eres barato».

Competencia debe haber siempre, y si no la hay, la habrá, y pronto

Ahora lo que hay que determinar es si esta oportunidad, además de viable, es también factible. Para ello hay que evaluar otros dos factores fundamentales: el equipo y el timing. ¿Puede convertirse esta oportunidad en un negocio factible en manos de este equipo y en este momento determinado?

El primer requisito exigible a un buen equipo es que lo sea, que esté formado por varias personas diversas. No se puede afirmar que somos un equipo de fútbol y, para demostrarlo, que aparezcan once porteros

¿Qué es más importante en una carrera de Fórmula 1, el coche o el piloto? Cada uno pensará lo que quiera, pero quizás podríamos preguntarle a Fernando Alonso, que pese ser el mejor piloto del mundo lleva años arrastrándose por los circuitos. Para mí está claro: lo que importa es claramente el modelo.

El cuarto criterio de evaluación de oportunidades es el timing.

La evaluación positiva de estos cuatro factores (mercado, ventaja competitiva, equipo y timing ) permite catalogar ya una oportunidad viable y factible, y ahí acaba la responsabilidad de los emprendedores.

Todo negocio invertible ha de reunir dos nuevas características: escalabilidad y salida clara.

Me molestan mucho los inversores que quieren llevar la empresa, que anhelan ser empresarios y controlar las compañías participadas. Error del Inversor: querer ser emprendedor en vez de inversor.

El emprendedor ha de entender que no entra en el papel del business angel hacer viables los proyectos

Desde mi punto de vista, las relaciones entre un emprendedor y un inversor se han de parecer a las de una escudería de Fórmula 1. El piloto es el emprendedor y el coche es su empresa, mientras que el inversor se sitúa en boxes. El piloto es el que conduce el prototipo, el que elige la trazada de las curvas y el que pisa más o menos el acelerador; él es quien se juega la vida en la carrera y, por lo tanto, quien tiene que saber conducir el coche mejor que nadie. No hay cosa más peligrosa que el inversor que se cree mejor piloto que nadie y no para de indicarle al piloto cómo debe conducirlo, o peor todavía, le quiere quitar el volante de las manos.

«Si traes datos, miremos esos datos. Si todo lo que traes es una opinión, usaremos la mía» no es una frase de GOOGLE , sino del fundador de NETSCAPE

El camino que recorre una startup se parece mucho a una montaña rusa

Me queda pues claro cuándo llega el momento de salirme: cuando intuyo que el recorrido ya no me corresponde a mí.

Para el emprendedor su empresa es una carrera de maratón, pero para el inversor es más bien una de relevos, en la que su principal deseo no es llegar a la meta final, sino sólo entregar el testigo a las siguientes manos en las mejores condiciones posibles y sobre todo sin que se le caiga por el camino.

Hasta aquí las frases de Luis en el libro ahora os pongo las frases que Luis nos ha dejado en algún consejo y no están recogidas en este libro pero que siempre me vienen a la cabeza:

  • Las negociaciones se ganan antes de sentarse en la mesa (sobre todo a la hora de vender o negociar con inversores si no lo necesitas el $ pues sólo te puede salir bien ).
  • No conozco a nadie que se haya arrepentido de haber vendido, y muchos de no haber vendido. 
  • La mayoría de los emprendedores que tocan una fuerte cantidad de dinero en un exit, pierden 1/3 a los 12 meses volviendo a invertir o creando nuevas aventuras. (no es fácil repetir un éxito y porque alguna vez te ha ido bien no quiere decir que siempre te irá bien, y un emprendedor cuando toca dinero repite o invierte con mucho más dinero suyo en juego)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *